• LAR 300: alta precisión en largas distancias

    Roto-láser completamente automático para la nivelación horizontal. Con un alcance de 800 metros de diámetro resulta ideal para exteriores. Listo para el uso rápidamente y de fácil manejo.

    Los roto-láseres son imprescindibles en la ingeniería civil y la construcción de tuberías, así como en la nivelación de zonas de construcción. Resultan muy útiles en la construcción con hormigón en encofrados y cimientos, y ayudan a los albañiles, carpinteros y madereros. También se benefician de los mismos los profesionales del paisajismo. Con el roto-láser LAR 300, Stabila amplía su oferta con un equipo extremadamente robusto y muy preciso para la nivelación horizontal. El láser, completamente automático y controlado por motor «Made in Germany», convence por su gran precisión de nivelación de +/- 0,1 mm por metro en un área de nivelación de +/- 5°. Su alcance con receptor es de 800 metros de diámetro, con lo que resulta el socio ideal para aplicaciones en exteriores y trabajar de forma precisa a larga distancia.

     

    ¡Arranque rápido, fácil manejo!
    Con su rápida autonivelación, el LAR 300 está listo para su uso en tan solo diez segundos y con solo pulsar un botón. Trabajar con él resulta muy fácil gracias a sus múltiples detalles. Así, al posicionar el láser, los LED integrados muestran si éste se halla fuera del área de nivelación o ponen en sobre aviso de sacudidas que están a la orden del día en las obras.

    Para adaptarse a cualquier situación de trabajo, el receptor dispone de pantalla frontal y trasera, de forma que permite una señal visual y acústica de calidad. A su vez, las diferencias respecto al nivel de referencia pueden leerse directamente en la pantalla

     

    Más información

     

     

    Con el Stabila Protector System, el nuevo roto-láser se ha adaptado perfectamente al duro día a día en la construcción. Este revestimiento de la carcasa formado por varias piezas se monta manualmente en cada láser para garantizar una protección óptima. El sistema de protección se encarga de que el láser soporte caídas desde el trípode a una altura de hasta 1,80 metros sin sufrir daño alguno. Tras la alineación y el encendido puede seguir midiéndose fácilmente. Por supuesto, el LAR 300 también es estanco al agua y al polvo según la clase de protección IP 65, así como resistente al calor y al frío de -10 °C a +60 °C.

    El LAR 300 se acciona con pilas de larga duración u opcionalmente con una potente batería de iones de litio. El volumen de suministro incluye, además de las pilas para el láser y el receptor, un maletín de transporte robusto y duradero para un cómodo transporte y un almacenamiento seguro